¿QUE ES EL MARKETING ESTRATÉGICO Y OPERATIVO Y POR QUE ES TAN IMPORTANTE QUE ESTÉ EN TU EMPRESA?

¿QUE ES EL MARKETING ESTRATÉGICO Y OPERATIVO Y POR QUE ES TAN IMPORTANTE QUE ESTÉ EN TU EMPRESA?

La planificación estratégica busca conocer las necesidades actuales y futuras de nuestros clientes, localizar nuevos nichos de mercado, identificar segmentos de mercado potenciales, valorar el potencial e interés de esos mercados, orientar a la empresa en busca de esas oportunidades y diseñar un plan de actuación que consiga los objetivos buscados esto se refiere a segmentación y búsqueda de objetivos.

Las empresas en función de sus recursos y capacidades deberán establecer una propuesta de valor y formular las correspondientes estrategias de marketing que les permitan adaptarse a dicho entorno y adquirir ventajas sobre la competencia y esto se refiere a diferenciación y posicionamiento.

La planificación estratégica del marketing pasa por un análisis de la situación interna de la situación actual de la empresa, y externa, del microentorno, recopilando datos sobre el mercado, su estructura, los clientes, la competencia, los canales de distribución, los proveedores, así como del macroentorno (entorno demográfico, económico, político-legal, cultural, tecnológico y medioambiental).

Para establecer el posicionamiento estratégico de una empresa (es decir, cómo se posiciona en relación al resto de empresas que están compitiendo por los mismos recursos o clientes) se utilizan diversas técnicas, siendo una de las más importantes el análisis DAFO.

El análisis DAFO es una técnica en el que se evalúan las Oportunidades y Amenazas que provienen del entorno y Fortalezas y Debilidades de la propia empresa.

La comparación del análisis externo e interno determinará la posición competitiva de la empresa, diciéndonos qué ventajas competitivas y competencias poseemos y hay que mantener, cuáles debemos desarrollar y cuáles tenemos que potenciar.

A partir del análisis realizado, se establecerán los objetivos más importantes. Los objetivos que se propongan servirán para determinar y aplicar las estrategias de marketing y programar las acciones concretas que se van a realizar combinando las herramientas del marketing.

Una vez que la empresa decide su estrategia general de marketing, planea los detalles del marketing mix, que es uno de los conceptos más importantes del marketing moderno.

La mezcla de marketing o marketing Mix es el conjunto de herramientas tácticas que la empresa combina para obtener la respuesta que desea en el mercado objetivo e influir en la demanda de su producto.

El Marketing mix,  es el conjunto de herramientas que debe combinar la dirección de marketing para conseguir los objetivos previstos, y se materializa en cuatro instrumentos:

Producto, precio, distribución y comunicación.

Las principales herramientas del marketing mix se clasifican en cuatro grandes grupos, denominados las cuatro P’s del marketing: producto, precio, promoción y distribución. 

Para entregar su propuesta de valor y alcanzar los objetivos marcados, la empresa primero debe crear una oferta que satisfaga una necesidad (producto). Debe decidir cuánto cobrar por la oferta (precio) y cómo la pondrá disposición de los consumidores meta (distribución).

Finalmente, debe comunicarles a los clientes objetivo la oferta y persuadirlos (promoción). La empresa debe integrar cada herramienta de marketing mix en un amplio programa de marketing integrado que comunique y entregue el valor pretendido a los clientes elegidos.

¿Cuales son los elementos que componen las 4p’s del marketing mix?  

El producto, es la variable que engloba cualquier bien, servicio o idea que se ofrece al mercado. Es el medio por el cual se satisfacen las necesidades o deseos de los consumidores. Por tanto, el producto debe centrarse en resolver dichas necesidades y en los beneficios que reportan los productos y no simplemente en sus características.

Cada producto está sujeto a un ciclo de vida que incluye cuatro fases (introducción, crecimiento, madurez y declive], y en cada una de estas la empresa deberá adoptar una estrategia diferente.

Dentro del producto encontramos aspectos tan importantes a trabajar como la imagen, la marca, el packaging o los servicios posventa. El departamento de marketing también debe tomar decisiones acerca de la cartera de productos, de su estrategia de diferenciación de productos, del ciclo de vida o incluso de lanzamiento de nuevos productos.

Las decisiones sobre el producto son muy importantes, puesto que inciden en el medio que va a satisfacer las necesidades del consumidor. Si no hay producto, evidentemente no puede haber precio, ni distribución, ni comunicación. 

El precio es la cantidad que el cliente paga por el producto. También es muy importante, puesto que va a determinar los beneficios que obtendrá la empresa en cada venta.

Antes de fijar los precios de los productos es necesario estudiar diferentes variables como el consumidor, el mercado, los costes, la competencia, etc. Será necesario tener en cuenta el valor percibido por el cliente y cuánto está dispuesto a pagar por el producto.

El precio puede determinar a su vez la imagen del cliente sobre el producto, ya que en ocasiones un precio bajo es asociado con baja calidad y viceversa. La variable precio contribuye a reforzar el posicionamiento.

Al contrario que en el producto, las decisiones sobre precios pueden ser a corto plazo, ya que se pueden modificar con rapidez.

Las decisiones relativas al precio incluyen estudiar aspectos como costes de fabricación o producción, márgenes de venta (la diferencia entre precio de venta y costes de producción) o descuentos por volumen o pronto pago.

Para la fijación de precios se utilizan diferentes métodos, fijando el precio según costes, según los precios de la competencia o en función de la sensibilidad de la demanda.

La distribución hace referencia a la colocación del producto allá donde el consumo tenga lugar,es decir, se refiere a todas las decisiones que estén relacionadas con el traslado del producto desde el lugar de producción hasta el lugar de consumo.

Al decidir el sistema de distribución deberán tenerse en cuenta una serie de variables como las características del producto y del mercado, los costes de distribución de cada alternativa o los recursos disponibles, entre otros.

Además, se trata de decisiones a largo plazo, pues no es posible modificar los canales de distribución de un día para otro.

Las decisiones relativas a la distribución implican establecer el tipo de canal de distribución que se emplearán, las actividades de merchandising que se llevarán a cabo en el punto de venta para estimular la compra, las actividades de logística (transporte, almacenaje, intermediarios, rutas o recorridos) así como los puntos de venta en los que se ofrecerá el producto.

La comunicación se refiere a los métodos que se emplearán con el fin de dar a conocer el producto y transmitir información sobre el mismo, y se basa en diferentes herramientas como la publicidad, la venta personal, la promoción de ventas, el marketing directo o las relaciones públicas.

Es necesario estudiar cómo se van a combinar los diferentes instrumentos de comunicación para optimizar los recursos y conseguir los mejores resultados. La forma en que se combinen estas herramientas dependerá de nuestro producto, del mercado, del público objetivo, de nuestra competencia y de la estrategia que hayamos definido.

Las decisiones relativas a la comunicación implican establecer estrategias con respecto al presupuesto asignado, las herramientas que se emplearán así como sobre la estrategia de ventas.

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*