¿POR QUÉ LA COMUNICACIÓN AYUDA A LAS EMPRESAS Y CUAL ES EL PROCESO DE COMUNICACIÓN QUE DEBE EXISTIR?

¿POR QUÉ LA COMUNICACIÓN AYUDA A LAS EMPRESAS Y CUAL ES EL PROCESO DE COMUNICACIÓN QUE DEBE EXISTIR?

La comunicación comercial se emplea en marketing para transmitir información sobre la empresa: su actividad, productos, servicios, marcas, precios, etc. 

La comunicación comercial es una variable de marketing cuya finalidad es transmitir mensajes entre un emisor (marca u organización) y un receptor (cliente). 

Los principales objetivos de la comunicación comercial son tres: 

  • INFORMAR. Es dar a conocer un producto o una marca. 
  • PERSUADIR. Consiste en convencer al público objetivo para que compre el producto. 
  • RECORDAR. Consiste en reforzar la imagen y la fidelidad a la marca.

 Al mismo tiempo, la comunicación ayuda a las empresas a crear una imagen de marca, es decir, a que los consumidores relacionen la marca con una serie de atributos. 

Esta variable del marketing mix contribuye, con el resto de variables, al logro de los objetivos de marketing, y su fin último es estimular o crear demanda.

 La comunicación como variable de marketing se materializa en el plan de comunicación, que es el documento que contiene las pautas de la estrategia de comunicación de una empresa. 

El contenido del plan de comunicación pretende: 

• Determinar los objetivos de comunicación de la empresa. 

• Seleccionar el público objetivo. 

• Establecer las acciones que se llevarán a cabo y las herramientas que se emplearán. 

• Determinar lo que queremos comunicar 

• Definir un calendario o cronograma.

• Presupuestar cada una de las acciones y herramientas necesarias.

• Controlar y hacer un seguimiento del plan de comunicación. 

Para una empresa lo complicado no es saber si se debe comunicar o no, sino más bien saber qué decir, a quién y con qué frecuencia.

 En este plan se plasma la combinación o mezcla de las herramientas específicas de comunicación de las que hará uso la empresa para llegar a su público y comunicar el valor a sus clientes a la vez que crea relaciones con ellos. A esta combinación se le denomina mix de comunicación.

¿Cuál es el proceso de comunicación y cuáles son sus elementos?

La comunicación comercial es, ante todo, un proceso de comunicación; como en todo acto de este tipo, intervienen en ella una serie de elementos esenciales para su desarrollo que condicionarán que esta se lleve a cabo satisfactoriamente.

 Entre los elementos mencionados encontramos unos de carácter básicos sin los cuales la comunicación no tendría lugar.

1. El emisor o fuente Es la persona o entidad que quiere comunicar algo, quien comienza el proceso de comunicación.. El emisor debe tener credibilidad para que la emisión del mensaje sea efectiva. Esta característica depende de factores objetivos como la competencia, el poder, el liderazgo del emisor y, también, de factores subjetivos como la confianza, simpatía y la atracción de la fuente.

 2. El mensaje es la idea que el emisor trata de transmitir al receptor. En el caso de la venta personal el vendedor transmite un mensaje directo al receptor informando sobre la calidad del producto o  la forma de uso,

 Sin embargo, en la publicidad se suele utilizar el mensaje indirecto, es decir, la idea transmitida se codifica mediante símbolos, como imágenes y sonidos. Llamamos codificación del mensaje a la transmisión de una idea a través de símbolos.

El lenguaje que debe utilizarse en el mensaje depende del público al que va dirigido. La estructura del mensaje es el contenido que debe tener el mismo, el estilo y la forma en que se presenta. 

El mensaje puede limitarse a describir cualidades de un producto o, por el contrario, también puede resaltar algún aspecto negativo. El mensaje puede ser concreto o dejar al receptor que se formule una conclusión.

3. El medio es el canal de comunicación utilizado para hacer llegar el mensaje al destinatario. Los canales pueden ser de dos tipos: canales personales y canales impersonales.

 Los canales controlables por el emisor son los medios en los que el emisor puede ejercer influencia y controlar la información difundida: vendedores, medios de comunicación.

 Los canales no controlables son aquellos ajenos al emisor, que participan en el proceso de comunicación, consciente o inconscientemente, pero que la empresa puede no controlar o tener poco control, como los canales sociales como la familia, los amigos y los líderes de opinión.

4. El receptor o destinatario Es el destinatario del mensaje, que tendrá que decodificarlo para interpretar su significado.

 La elección del mensaje y del medio está condicionada a determinados aspectos relativos al receptor: el grado de agrupamiento de los receptores, el conocimiento e interés del público y el grado de persuasión de dicho público. 

En primer lugar, el grado de agrupación del público, es decir, la concentración de los receptores que van a recibir el mensaje, es determinante para elegir el mensaje y el canal de transmisión de dicho mensaje.

 Si el cometido es comunicar con una sola persona o un grupo pequeño de personas, lo más conveniente sería utilizar mensajes directos y canales de comunicación personales; si lo que se pretende es comunicar con grupos muy numerosos, lo más efectivo sería utilizar canales impersonales como los medios de comunicación masiva (televisión, radio, prensa) y mensajes indirectos a través de la publicidad.

 En segundo lugar, el grado de interés que el receptor tenga sobre un producto o empresa incide en la elección del mensaje y del canal de comunicación. Algunos modelos han establecido los distintos estadios con relación al grado de interés frente a un producto o empresa.

 Uno de ellos es el modelo AIDA (atención, interés, deseo, acción). La elección del mensaje y del medio de comunicación dependerá de la etapa de interés en que se encuentre el receptor.

 Este modelo describe las cuatro fases que atraviesa un cliente potencial hasta que realiza una compra o una acción.

Se despierta la atención del cliente potencial, seguida de acciones que sirven para crear un interés real. Deseo es el deseo de poseer el producto, lo que en última instancia conduce a la acción. Este principio constituye la base para el desarrollo de muchas estrategias publicitarias. 

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*