¿POR QUÉ ES TAN IMPORTANTE CREAR UNA EXPERIENCIA DE CONSUMO?

¿POR QUÉ ES TAN IMPORTANTE CREAR UNA EXPERIENCIA DE CONSUMO?

Para llegar al corazón de los clientes, muchas de las comàñias exitosas que hoy en día conocemos, hacen algo parecido. Los factores como el precio o la media del producto ya no son el factor fundamental si no que se basan en vivencias como ambientes o detalles que asocian las marcas entre consumidores,productos o servicios.

Son empresas que usan el marketing experiencial con sus clientes el cual se basa en crear momentos que estimulan los sentimientos del consumidor y la impulsan a sugerir o realizar una compra.

Cuando la estrategia se ejecuta correctamente, aporta beneficios como nuevos consumidores o potencia el público objetivos. El marketing de experiencias recoge tres grandes características:

Experiencia de consumo. Incentivos que involucran factores como ambiente o la decoración, diseño del producto, aspiraciones o forma de vida del público objetivo.

Experiencia de compra. Estímulos que se ofrecen al cerrar una idea de negocio, tales como descuentos, regalos sorpresa por el gasto realizado, recompensas por tipo de liquidación etc.

Experiencia de uso. Gratificación que se obtiene al utilizar el producto o servicio.

El negocio y el marketing emocional

Al ser una estrategia que va dirigida a las emociones, los expertos afirman que el marketing experiencial es una idea accesible a empresa de cualquier tamaño, ya que su fin es la satisfacción del cliente, aunque este concepto exigirá el cambio de la visión de tu empresa y de los consumidores.

Para una empresa, es fundamental aceptar que los consumidores son personas que sienten y quieren experimentar o sentir otras ideas en cuanto al producto o servicio y no son  un par de números.

Para llegar al consumidor hay que enamorarlo, pero antes hay que conocerlo y saber qué aspectos de tu negocio son los que más le gustan, cuáles le desagradan más, que detalles o temas son los que le harán sentirse agusto

 Con estos datos, ubicarías el modelo experiencial que mejor se ajuste a tu empresa y que realmente toque las emociones de tu clientela.

Pasión por servir. En la creación de una experiencia memorable, que toda persona querrá repetir, el servicio al cliente es fundamental.  

Sigue las emociones

Las estrategias basadas en las experiencias, no tienen que implicar inversiones de dinero desmedidas si no que para descubrir los pilares fundamentales de la clientela a través de técnicas cualitativas como un focus group o cuantitativas como las entrevistas aunque sean más costosas.

También se pueden utilizar charlas directas con el consumidor, un sitio donde puedan depositar sus quejas y sugerencias o comentarios en la página web o alguna de las redes sociales que tiene la empresa. 

Los datos que han sido obtenidos, pueden indicar cual es la prioridad de inversión o el cambio de inmobiliario o mejorar la atención al cliente.

En todo caso, valora las emociones de los clientes. “Los consumidores, que empezaron comprando productos y después adquirían productos-marca, hoy están llenos de marcas-experiencias.

El enfoque a los momentos que los consumidores necesitan, le dará ventaja a tu negocio, según fuentes, el marketing relacional es el preferido de algunas empresas aunque en la gran mayoria estan comenzando a usar el marketing emocional o experienciar a la hora de la fidelización de clientes. 

Además, para que puedas encontrar algo de motivación o inspiración en quienes ya lo están haciendo a nivel internacional, retomamos las enseñanzas de algunas marcas que también aprovechan al marketing experiencial para agregar valor a su oferta.  

¿Cómo aplicar cada experiencia?

Cada una de las tres experiencias aquí presentadas responden a distintas necesidades del consumidor:

Consumo. Está basada en la satisfacción de las emociones. Su fin último es que la gente sienta un vínculo afectivo con la marca, su filosofía, su modo de comunicarse, su imagen, misión, visión y la relación que establece con el mercado a través de la publicidad y la mercadotecnia, apelando al estatus y al estilo de vida.

Compra. Se basa en los argumentos racionales para tomar una decisión durante el proceso de adquisición de productos o servicios. Aquí lo importante es que se pueda comunicar cómo el precio conlleva beneficios económicos, temporales, de rendimiento, calidad, etc. Apela a la conveniencia de pagar por éste y no por otro producto o servicio.

Uso. Está basada en la aplicación misma del producto o servicio para aquello para lo cual fue diseñado. Consiste en satisfacer las expectativas del usuario en cuanto a funcionalidad, facilidad de empleo, eficiencia, intuición y eficacia en la propuesta de valor. Crea un antecedente de empatía con la oferta y, por ello, implica un punto a favor para optar por otras opciones.

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*