El uso de cupones descuento en marketing

El uso de cupones descuento en marketing

El uso de cupones descuento es una herramienta de marketing que resulta muy eficaz para la mayoría de empresas, pueden ser cupones descuento personalizados para un determinado cliente o cupones que se aplican con el mismo descuento para todo el mundo.

Se pueden clasificar en descuentos de un importe fijo (ejemplo: 10€) o aplicando un porcentaje sobre el precio final (10%). También pueden ser cupones que se canjean en una tienda física o cupones con códigos promocionales que se aplican en las compras online, estas últimas cada vez más frecuentes.

Algunas de las ventajas que ofrece el uso de cupones descuento al consumidor son la sensación de ahorro que le impulsa a comprar, la posibilidad de comprar productos que no podrían pagar a precio normal, conocen nuevos productos y se sienten más satisfechos por la sensación de ahorro antes comentada.

Mientras que a las empresas el uso de cupones descuento también les ayuda para aumentar visibilidad del negocio, mayor conocimiento de la marca, mayor número de clientes y de ventas, ayuda a que prueben nuevos productos, consigue clientes satisfechos que volverán a comprar con mayor probabilidad y mejoran su reputación.

Todo esto parece maravilloso, pero hay que saber hacerlo y gestionar los descuentos de una manera inteligente o se pueden volver en tu compra, por ejemplo, que un descuento de 10€ se apliquen en compras superiores a 50€, ya que podría no tener sentido aplicarlo para compras menores, que no sean descuentos acumulables (en algunos casos) y otras muchas limitaciones a tener en cuenta dependiendo de cada ocasión.

Con el auge de internet, cada vez es más común el uso de cupones descuentos online, a través de e-mail marketing puedes enviar descuentos a los contactos de tu base de datos, o desde la misma página web ofrecer códigos descuento.

Algunos de los problemas más comunes con el uso de cupones descuento es que puedes atraer a compradores muy sensibles al precio que no van a comprar tu producto a precio real, también pueden suponer pérdidas si no se estructura bien la promoción, pueden suponer una sobrecarga de trabajo si la campaña tiene éxito y si los repites muy a menudo puedes acostumbrar al comprador, lo que hará que este siempre se espere a que lances la oferta para realizar la compra.

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*