ga('create', 'UA-142460321-1', 'auto'); ga('require', 'linkid'); ga('set', 'forceSSL', true); ga('send', 'pageview');
EJEMPLO DE PLAN DE VENTAS

Existen varios documentos que son claves cuando una persona posee una empresa. Uno de esos documentos es el plan de ventas. Cualquier empresa, por pequeña que sea, necesita realizar un plan de ventas que vaya acorde con los objetivos de su negocio. Estos documentos se redactan normalmente con el objetivo de plantear una estrategia comercial que defina cuáles van a ser los pasos a seguir en cuanto se refiere a la venta de los productos, la promoción, los recursos necesarios, etc. A continuación, vamos a ver un ejemplo de cómo sería la redacción de un plan de ventas y los pasos a seguir para poder elaborarlo.

Definición de productos y de los posibles clientes

En primer lugar, tenemos que hacer una definición de cuáles son los productos o servicios que vamos a ofrecer y cómo se sitúan estos en el mercado actual. Para saber cómo se enfrentan los productos que se ofrecen a la competencia, sería conveniente hacer un estudio o análisis del mercado actual en el que se engloba la empresa. Algo muy positivo también es añadir un estudio de cuáles serían los clientes potenciales a los que se dirigen y que comprarían el producto. Este elemento es muy difícil de calcular, ya que es un factor que no depende de la empresa y que, por tanto, es impredecible. Por eso aquí, para saber si nuestros servicios pueden tener ventas o no, se puede usar datos anteriores de la misma empresa, en caso de que sea una empresa ya consolidada. Si se trata de una nueva empresa, podemos fijarnos en datos de venta de otras empresas similares, con el objetivo de que nos guíen un poco en el estudio de los clientes potenciales.

Es muy importante también hacer una descripción clara y factible de los objetivos que pretende cumplir la empresa con el nuevo plan de ventas.

Cuestiones numéricas

Una vez que ya hemos completado el primer paso para la redacción del plan de ventas, hay que continuar con los aspectos numéricos relacionados con los productos. Aquí se va a desarrollar principalmente las cuestiones relacionadas con el precio de los productos y el número de unidades que van a ponerse a la venta en un principio.

Para saber el precio que más le conviene a los productos podemos guiarnos por diferentes métodos. Uno de ellos sería echar un vistazo a los precios de la competencia. Así nos aseguramos que nuestro producto tenga un precio justo, ni muy caro ni demasiado barato, y que al mismo tiempo nos reporte suficientes beneficios.

En cuanto a las unidades que deben ponerse en venta, se puede tomar como guía el estudio que se plantea anteriormente sobre el público al que se dirige y así calcular la cantidad de productos que se necesitan. En ocasiones, este aspecto es orientativo, ya que siempre se puede actualizar el plan de ventas para así aumentar o disminuir las unidades que se necesitan.

En este apartado también se puede añadir todas las cuestiones relacionadas con el capital que se necesita invertir para la obtención o creación de productos y el capital que se destinará al proceso de venta, distribución y promoción del producto.

Promoción y venta del producto

Una vez tenemos aclarado el capital que irá destinado a cada departamento, es importante ahora hacer una definición de cómo se venderán los productos, la distribución del mismo y las estrategias a seguir para la promoción.

Para poder obtener óptimos resultados, sería muy conveniente realizar un análisis de cuáles son los diferentes medios por los que se puede distribuir los productos ofertados y, además, cuáles son los medios que prefieren los potenciales compradores de estos productos para recibirlos.

Además, es necesario tener en cuenta la capacidad que tiene la propia empresa de poder distribuir los productos, o si en cambio, necesita de la intervención de otras empresas en este proceso.

En cuanto a la promoción de los productos, también hay que especificar en este apartado por qué canales se van a promocionar y las estrategias que se van a seguir para alcanzar los objetivos de ventas.

Además de todo esto, se pueden añadir aspectos como la organización de cómo se va a realizar el trabajo de ventas, captación de nuevos clientes, etc. En definitiva, mientras más datos aportemos, mayor calidad tendrá nuestro plan de ventas.

Para la elaboración de un plan de ventas de calidad hay que tener en cuenta que mientras más aspectos detallemos y más datos aportemos a lo que es el documento, mejores resultados se obtendrán. Esto se debe a que en cualquier aspecto en el que pueda surgir un problema, estará recogido en nuestro plan de ventas y se podrá buscar una fácil solución.

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*