CÓMO DISEÑAR UN EMAIL EFECTIVO

CÓMO DISEÑAR UN EMAIL EFECTIVO

En el sector del marketing, enviar emails es una tarea bastante común, ya sea para comunicarnos con los clientes que ya tenemos, o para intentar captar nuevos clientes. Al ser una herramienta de bastante importancia, es fundamental prestar especial atención a cómo diseñamos un email, o cómo estructuramos los contenidos del mismo.

El hecho de escribir un email parece sencillo, pero lo cierto es que mientras más atención prestemos a la redacción del mismo, más posibilidades tendremos de obtener mejores resultados con nuestros clientes o, incluso, captar algunos nuevos.

Son muchas personas las que suelen descuidar tanto la forma como el contenido de los emails, lo cual es un error, ya que estos siguen siendo una de las herramientas fundamentales para la comunicación entre empresas, para la captación de nuevos clientes y para la difusión de posibles estrategias de marketing o campañas publicitarias.

Es por eso que hay que prestar mucha atención a cómo redactamos los emails y lo que queremos transmitir con ellos. A continuación, vamos a dar algunos consejos para poder crear un email efectivo que nos facilite y nos ayude a tener una mejor comunicación con nuestros clientes. Esto se puede reflejar en una mejor situación para la empresa, la cual podrá lograr sus objetivos, mantener a sus actuales clientes y, por tanto, aumentar sus beneficios en un futuro.

Contenido

Es muy importante que el email que redactes tenga un contenido apropiado y adaptado al cliente que te estés dirigiendo. No uses copies y pegues el mismo mensaje con varios clientes, ya que esto puede hacer que tu email contenga información de otros clientes, y eso da imagen de dejadez por parte de la empresa a tu cliente. Escribe y diseña un contenido único y personalizado para cada cliente, con la información específica que quieras mostrarle a este.

La forma del email

Con la forma del email nos referimos a cómo estructurar el contenido del email. Cuando cualquier persona recibe un email, quiere ver un mensaje conciso y no demasiado largo. El hecho de que un mensaje sea demasiado extenso puede repercutirnos de forma negativa, puesto que, por lo general, los emails que son muy largos suelen desecharse y casi nadie dedica tiempo a leerlos.

Por este motivo, es muy importante que evites grandes párrafos en tus emails. Lo mejor suele ser estructurar el mensaje en varios párrafos cortos y pequeños, para que, a primera vista, el lector observe que es un mensaje ameno de leer.

Es muy importante también que te centres únicamente en las palabras, no añadas ningún dibujo, vídeo o emoticono que esté de moda, ya que esto va a restarle mucha seriedad al mensaje.

Objetivo del mensaje

Esto está directamente relacionado con la estructura del mensaje. Para que el objetivo del email quede claro, es muy importante que el contenido sea muy conciso y concreto. Evita adornar demasiado el mensaje, es decir, escribe solo lo justo y necesario para que el mensaje que quieres transmitir le llegue al cliente de forma correcta.

Para intentar que nuestro mensaje se percibe de forma correcta, podemos utilizar las negritas para resaltar ciertos puntos del mensaje y llamar la atención del cliente sobre esa parte concreta del mensaje.

Otro aspecto muy importante a tener en cuenta cuando escribimos un email es el asunto de este. Esto es muy importante para llamar la atención sobre el objetivo principal del mensaje. Nunca hay que descuidar el asunto del mensaje, ya que es lo primero que se ve de nuestro email. Un asunto mal escrito puede hacer que nuestro email quede rechazado en un primer momento.

Es por esto por lo que debemos escribir un asunto corto, conciso y donde se resuma el tema de nuestro email con pocas palabras. Tenemos que conseguir llamar la atención de nuestro cliente con el asunto del mensaje, para que este pinche en el email y así lea nuestro mensaje.

Ortografía y buena educación

La ortografía y la gramática, obviamente, es algo muy importante que tenemos que tener en cuenta a la hora de redactar nuestro email. Parece algo obvio, pero el hecho de tener faltas de ortografía en nuestros emails hace que el cliente pierda automáticamente el interés por lo que le estamos trasmitiendo en el mensaje. Por eso es muy importante cuidar la gramática y la ortografía de nuestros emails.

Algo que también es bastante lógico es transmitir buena educación a través de nuestro email. Esto no significa que tengamos que hablar de forma demasiado pomposa, solo bastaría con saludar y agradecer al cliente por el tiempo que está invirtiendo en leer nuestro mensaje.

La firma

Por último, pero no menos importante, deberíamos poner una buena firma para concluir nuestro email. Esto va a facilitar al cliente nuestros datos más importantes y va a permitir que pueda ponerse en contacto con nosotros de forma mucho más rápida. Una buena firma debería incluir el nombre y apellidos del responsable de departamento, el nombre de la empresa, y el email y teléfono de contactos.

Si seguimos todos estos trucos, podremos llegar a diseñar un buen email y podremos conseguir una mejor comunicación con nuestros actuales clientes y llegar a conseguir otros nuevos.

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*